Desde hace algún tiempo se vienen realizando estudios que demuestran que los descansos a lo largo de la jornada incrementan el nivel de concentración, así como la creatividad y productividad. De hecho, se sincronizan zonas cerebrales entre sí en los periodos de descanso mental; estas sincronizaciones, afirman los estudios, nos permiten procesar las experiencias, consolidad los recuerdos, reforzar los aprendizajes, regular nuestra atención y nuestras emociones, y nos permiten además mantener un nivel adecuado en nuestras percepciones y productividad, entre otras cosas.

Trasladando esta información a la organización escolar, podemos deducir que si introducimos pequeños descansos entre las sesiones de clase estaremos favoreciendo todos esos procesos mentales en nuestro alumnado, y con ello, lógicamente, el proceso de enseñanza-aprendizaje y la consolidación de dicho aprendizaje.

Evidentemente, la introducción de esos descansos en la organización escolar se puede hacer de muy diversas maneras y desde muy distintos ángulos: curricular, afectivo, socializador, de actividad física… Los enfoques son casi tantos como personas que quieran implantarlos puedan plantear, pero al final se llega al mismo punto: la idea de entender los descansos escolares como parte de la actividad escolar, en todas sus dimensiones, y su aprovechamiento como tales.

Esta idea nos lleva no solamente a plantear la organización de pequeños descansos entremezclados con las sesiones de clase, sino también al diseño del trabajo en dichas sesiones en función de la cercanía y la disposición y planificación de dichos descansos: las actividades que exijan más concentración, productividad o creatividad en el diseño deberían estar planificadas justo después de esos descansos, mientras que las más rutinarias o menos exigentes más cerca del final de las sesiones, por ejemplo. También a diseñar las actividades para los descansos en función de lo programado para la sesiones anteriores o posteriores: descansos con actividad física para terminar sesiones especialmente densas o sedentarias, etc. Y, por supuesto, a programar y diseñar ofertas de actividades para los descansos más largos, los tradicionales recreos de las mañanas o de después de comer…

La idea es que, a medida que vamos añadiendo cosas a nuestras organizaciones escolares, éstas no se limiten únicamente a las modificaciones curriculares que nos imponen las distintas administraciones o a las tecnológicas que nos impone, cada vez más, la sociedad de nuestro entorno, sino que nos planteemos añadir pequeñas modificaciones que supongan, a medio y largo plazo, una mejora cualitativa fundamental en el trabajo que se realiza a diario en nuestras aulas. Y los “brain breaks” (así se llaman estos descansos en el entorno anglosajón) bien podría ser una de ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Siguiente entrada

Recursos para chicas en STEM

Jue Feb 20 , 2020
Recopilación de repositorios de recursos para trabajar STEAM con chicas

Te puede gustar...

error

Si te gusta el blog, comparte :)